Presentación

A lo largo de las últimas décadas, las áreas rurales de los países desarrollados se han visto afectadas por progresivas transformaciones, cuyo resultado más visible es la aparición de diversos grados de ruralidad en función de la intervención de distintos factores, tales como la importancia del papel que desempeña la agricultura, el nivel de avance de la pluriactividad y diversificación económica, o el propio desarrollo urbano.

La desagrarización y consecuente reestructuración del sistema productivo del medio rural han roto la sinonimia entre rural y agrario. Al mismo tiempo, la modificación del sistema de asentamientos ha diluido las fronteras entre lo rural y lo urbano, dificultando cada vez más su delimitación. Además, la progresiva terciarización de la economía del medio rural, la transición hacia el paradigma postproductivista y la difusión de la sociedad de la información y las nuevas tecnologías son las claves que nos ayudan a situar los viejos espacios rurales en las nuevas sociedades postindustriales. En definitiva, son factores todos ellos que están configurando diferentes ruralidades que deben ser objeto de reflexión por parte de los estudiantes.

Para superar el frecuente menosprecio de la utilidad de la Geografía como disciplina escolar debemos revertir la habitual desconexión entre la enseñanza de la Geografía que se practica y una educación geográfica dirigida a la adquisición de conocimientos y capacidades de actuación en el espacio a través del desarrollo del pensamiento espacial.

Desde esta perspectiva, las líneas temáticas que se ofrecen en el IX Congreso Ibérico de Didáctica de la Geografía tratan de situar el medio rural en un lugar central de la educación geográfica, explotando todas las posibilidades que ofrece para que los escolares aprendan a usar el razonamiento espacial para desenvolverse en el mundo y para mejorar su relación con el territorio.  

Organizan

Colaboran